Fade to black

Yo era uno de esos locos que el nueve de octubre de 1989 estaba pegado a la tele para ver la primera emisión de la tele autonómica. Para escuchar por primera vez un “bona vesprada” en vez de un “bona tarda” que escuchaba en TV3 y lo hice con emoción mientras una guapísima presentadora llamada Xelo Miralles lo decía con su acento de la Safor. Al fin una tele que impulsaba el uso del valenciano en Valencia, un uso residual que los años de dictadura y el escaso carácter de los valencianos se habían encargado que fuera así.

No era lo que muchos esperábamos pero encontramos un impulso a lo valenciano que nunca había habido en una tele. Vimos como nuestros hermanos crecían al lado de Fani, Diego y A la Babalà. Una joven Nuria Roca, que a veces veía por el campus de la UPV, se convertía en la cara de los informativos y luego daba el salto a la tele nacional. Son Goku nos mantenía pegados a la silla con sus kames. Ferràn Pina se dejaba la garganta con el doblete del Valencia C.F. Y la Copa del Rey del Pamesa sonaba en el idioma de mi tierra.

Muchos y grandes momentos. Y luego el gris, la manipulación se hizo tan evidente que nadie con visión crítica soportaba los informativos. Los amigos del poder ocupaban los puestos de dirección y el dinero caía en un saco sin fondo.

En esos años tuve la ocasión de impartir varios cursos de informática para el personal de la casa y tuve el placer de coincidir con algunos de esos rostros que veía por la tele, compartir tardes de clase, descansos, cafés y opiniones. Albert, un operador de cámara; Óscar, de Radio 9; Frederic, presentador de informativos y sobre todo de la gente del Centro de Formación, Amparo, Pilar y Fani. Fani la que presentaba y que había acabado haciendo tareas administrativas por divergencias con la dirección. Fani con la que hablaba de natación, de mi hijo, de la situación de la tele. Quiero pensar que algo de huella le dejé porque a mí ella me dejo y mucho. Esa sonrisa enorme, su melena morena rizada, y sus ojos que transmitían una ternura infinita.

Mi época allí acabó cuando el responsable de formación dejó de sacar una cuantiosa comisión de esos cursos. Perdí el contacto con toda esa gente hasta que Twitter me los acercó de nuevo. Eran ya los malos momentos, el ERE maldito, la agonía de casi dos años hasta este fundido a negro. Fani lo ha contado todo en un blog que destila ironía y amargura. Albert fue protagonista de la primera “Intifalla”. Óscar fue papá y se fogueó en política reivindicando todo lo reivindicable. Xelo luchó por los derechos de sus compañeros desde su puesto en el consejo de administración.

El viernes 29 de noviembre la policía puso fin a 24 años de un sueño. Los que vimos su nacimiento lloramos su cierre. Muchos argumentan que había demasiada gente pero nadie despide a quien creó el problema. Otros dicen que cobraban mucho pero quien fijó su sueldo sigue amarrado a una poltrona.

Para mí se acabó el sueño que mi hijo vea televisión en el idioma que le habla su padre, que aprenda viendo los dibujos animados o los documentales, que vibre con los partidos de los equipos de la tierra o con las partidas del “Circuit Bancaixa” de pilota.

En ese fatídico día me vino a la mente la escena de la película The Matrix en la que, traicionando a sus compañeros, Cifra los va desconectando y cuando le llega el turno a Switch dice “No, así no”. Pues eso, que nos han desconectado de un futuro en el que a los valenciano parlantes nos queda únicamente TV3 y Catalunya Ràdio como medios de difusión de un lenguaje parecido pero de una cultura que no es la nuestra.

He escrito este post en castellano por respeto a los lectores castellano parlantes y por no llenarlo de erratas que podrían quitarle fuerza al mensaje.

Como le dije a Fani el día del cierre por Twitter… Plorem perque ja no queda res a fer.

Anuncios

4 comentarios sobre “Fade to black”

  1. Me ha servido leerte para ver el cierre desde el interior de la comunidad, desde el telespectador que ha vivido el canal y que ha quedado ajeno a lo único que nos ha llegado al resto. Porque es evidente que los que vivimos lejos, estas cosas no podemos verlas más que con los datos que nos dan y que sabemos no debemos creer a pies juntillas. Al final nos quedamos en lo superficial, máxime si aquí no hay televisión autonómica, y terminamos pensando en los trabajos destruídos y los hogares afectados. Pero mira, reconozco que no había pensado en quien ha visto la evolución de un canal de televisión, que es, no cabe duda, un medio que nos acompaña día a día
    Gracias por compartirlo
    Besos

    1. Aquí la tele era, para muchos, el rato de escuchar la lengua de aquí, de aprenderla para algunos otros y de recordarla para algunos a los que se la robaron los años de represión.

      Me alegro de haberte aportado otra visión.

      Besos.

  2. Te entiendo, Alex. Duele comprobar que algo que viste fraguar, toma forma y luego se desvanece sin poder hacer nada. Pero la vida da muchas vueltas y seguro que renacerá más pronto o más tarde. Y ese día estarás ahí 🙂 Un beso

    1. Sí Mere, es algo duro el ver como se ha dejado perder algo de forma tan evidente y nadie hemos hecho nada hasta que ha sido demasiado tarde.

      Es cierto que ahora mismo no hay dinero para todo pero cerrarlo no es la solución, genera dos mil problemas de momento.

      Y por Twitter están contigo y hay un hagstag de retorno pero eso tardará. Hoy he pasado por la puerta y lo único que había en el parking eran unos cuantos coches de la Policía.

      Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s