Gracias a la…

Hay una canción de Violeta Parra (aunque la popularizó Mercedes Sosa) que es un canto a la vida sin igual, un agradecimiento a todas las cosas que nos rodean y que por comunes pasamos por alto. Un repaso a todo lo bueno que tenemos todos y que todos tenemos a nuestro alcance y que muchas veces nos empeñamos en no ver.

En mi vida tengo que dar gracias a muchas cosas, a demasiadas tal vez pero es de bien nacido el ser agradecido.

A todas las que Violeta nombra, sin lugar a dudas y también a una compañera que lleva conmigo muchísimos años. Jamás hemos discutido aunque sí que hemos estado alejados algún tiempo, nunca me ha hecho daño y yo jamás se lo hice ni haré a ella. Nuestro aspecto físico no ha sido determinante para esta relación casi eterna, ella con sus curvas de infarto, con sus líneas negras remarcándolas y ese tacto áspero, su color anaranjado y su sonido al botar. Mi querida pelota de baloncesto.

Gracias a la bola, que me ha dado tanto, me ha dado alegrías y también el llanto. Con ella olvido lo bueno y lo malo y me centro sólo en tirar al aro.

Gracias a todos los que están cerca de esa bola, a todos los que han ido pasando por mi vida soy quien soy (bueno, alguna que otra cosa más también ha influido). Gracias a esa pelota naranja conocí a mi mujer y ahora compartimos tres soles que nos alegran cada minuto. Gracias a ella conocí a algunos de mis mejores amigos.

Querida señorita Spalding, gracias por existir.

Un poco de música para despedirme y gracias de nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s