Ruido

El otro día oí un anuncio en la radio que me hizo sonreír, me trajo a la memoria viejos momentos en casa de mis padres, encerrado en mi cuarto con mi guitarra eléctrica y mis auriculares. El anuncio decía algo así como que dejes en paz a tus padres y te vayas a unos locales de ensayo que hay cerca de Valencia y claro, me acordé de mi madre mirándome con una cara que dejaba ver el dolor de cabeza que iba a tener tras mi sesión de ensayo en mi habitación.

Realmente los hijos somos unos cabrones con los padres, tensamos el hilo hasta extremos que son impensables hasta que nos cambiamos de bando y somos padres. Entonces nos entra todo el entendimiento de golpe, todas esas frases que eran tan coñazo pasan a ser verdades como templos pero claro, hay que llegar a ello. Otros lo consiguen sin tener que andar todo ese camino y esos son los que años después beatifican y demás, yo no conozco a ninguno.

Tenía yo muchos años menos, aunque mi afición por la música era la misma que ahora, cuando me metía en mi habitación con mi Fender colgando del hombro para practicar un par de horitas. Eso era un ritual que se producía al menos dos tardes a la semana, otras tantas me iba a casa del bajista del grupo y otra más al local de ensayo, el finde era momento de partido y entre semana tenía que compaginar eso con mis entrenamientos y estudiar.

Creo que el día que me compré unos auriculares de los buenos, mi madre se reconcilió conmigo. Dejó de acuchillarme con la mirada cada vez que me veía encaminarme a mi habitación guitarra al hombro.

Ahora hay locales de ensayo baratos para que los grupos puedan dar rienda suelta a su música pero antes era imposible encontrar nada en condiciones si no eras un capitalista. Nuestro local de ensayo lo conseguimos mediante un favor que pagamos con creces con conciertos “by the face” cada cierto tiempo y era un viejo teatro destartalado con una acústica horripilante; aún así, disfrutamos cada minuto allí juntos y cada vez que cojo una guitarra (aunque sea la del Guitar Hero) me vienen a la memoria muchas tardes entre solos de Knopfler y Clapton y rifs de Police.

En fin, lo que da de sí una cuña de radio de veinte segundos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s