Energía

albert-einstein-219675_6401-580x387

Ya dijo Einstein en su momento que ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. A esto se le puede añadir que además nos transforma a los que estamos cerca.

La energía se puede transmitir de muchas formas, hace poco escuché una canción de Celia Cruz cantando con Miliki (sí, uno tiene que oír de todo cuando está con los niños y así también se aprende) y me resultó increíble la vida que transmitían los dos abuelos en una canción que da tan poco juego como el Feliz en tu día.

Después de tan educativa escucha, me puse a pensar y vi que quizás energía y música van juntas, que hay algún átomo musical que se une a determinados elementos que nos rodean. Un átomo musical que se mete en el ADN de gente especial como Celia Cruz, como Freddie Mercury o como Mick Jagger o Agnus Young. El átomo que los hace inmortales, que les permite irradiar energía y vida aún estando a las puertas de la muerte.

Hace ya tiempo escuché una entrevista con Emilio Aragón y comentaba que estuvo en la última actuación de Lola Flores y que le impresionó como estaba deshecha de dolor en el backstage y al salir al escenario se transformó en la persona más vital que había visto.

He visto conciertos en los que señores con más años que mi padre corrían, saltaban y nos hacían saltar a miles de personas al ritmo de su música. Springsteen consiguió que nadie pidiera un bis después de más de tres horas de concierto, ACDC y los Stones se cayeron en una marmita de Red Bull y los efectos son permanentes. La lista es mucha más larga que eso, este verano me iré a ver a mi admirado Knopfler a sus 66 años y aunque más pausado que en los 80 y 90, seguro que derrochará talento y magnetismo.

La energía no se destruye pero se crea, se crea en un pentagrama y se transforma en notas que nos dan la vida.

Logo de E=mc2

Vídeo de Celia cruz y Miliki Feliz en tu día

Anuncios

New York, New York

NBA All-Star Game

Is a wonderful town, eso al menos cantaban en la película del mismo título y luego lo popularizó el gran Frank Sinatra. Y este fin de semana ha sido realmente maravillosa, llena de basket del bueno (últimamente no están acostumbrados a eso por ahí) y llena de momentos históricos.

El sábado Zack Lavine y Sthepen Curry ganaron los concursos que calientan el ambiente para el partido del domingo y anteriormente, el viernes, los novatos del resto del mundo ganaron a los representantes americanos dando muestras más que evidentes que el orden mundial del baloncesto no habla sólo inglés.

Curry bordó una final con 27 puntos y barrió a su compañero de los Warriors Klay Thompson y a Kyrie Irving y dejó claro que es un killer bestial envuelto en esa cara de niño que no ha roto un plato. La racha de siete tiros seguidos levantó a los espectadores de sus asientos y nos dejó al resto con la boca bien abierta, preparándonos para lo que se nos venía encima.

Lo que se nos venía era nada más y nada menos que un crío con un salto de 117 cm. Zack Lavine aprovechó el carnaval para aparecer disfrazado de Dios, digo de Michael Jordan en la peli de Space Jam. Un guiño a su ídolo y a la grada para que se cogieran a los asientos porque estaban a punto de ver despegar a Zack. Todos los mates fueron brutales y dejaron bien claro que por muelles no va a ser por lo que este chico no domine este concurso el tiempo que quiera. A mí me parece especialmente bonito el que se pasa el balón por la espalda, aunque el resto no son menos espectaculares. El pobre Oladipo sólo pudo aplaudir en la ronda final y ver como Lavine se metía en la historia de los All Star como campeón del concurso de mates.

El domingo llegaba el plato fuerte, un momento histórico para la NBA y para los que amamos el baloncesto desde España. Dos hermanos jugaban como titulares un All Star, lo hacían como rivales que se enfrentarían por el primer balón pero sobre todo, como quedó bien claro con el abrazo en el que se fundieron en la presentación, como hermanos, como amigos y como compañeros. Los hermanos Gasol se llevaron toda la atención del Madison Square Garden y de la NBA entera, en un segundo plano quedaron los King James, Durant, Westbrook, Curry y compañía. Todo giró durante un instante a su alrededor en ese planeta que es la NBA.

El partido fue un clásico, poca defensa y ataques desmelenados en los que los dos protagonistas no se desenvuelven especialmente bien, era el momento de los mates de James y Westbrook, de los tiros y las asistencias de Curry y del showtime de estos eventos. Aun así, Pau tuvo tiempo de sumar un nuevo doble-doble y Marc de cuajar una buena actuación.

El héroe del partido Russell Westbrook, batió el record de anotación en una mitad y se quedó a un punto del record de anotación en un partido que aún tiene Wilt Chamberlain. Y pese a que el resultado es lo de menos en estos partidos, ganó el oeste y fue otro hecho histórico más porque era la primera vez que lo hacían jugando en el Madison.

El año que viene más y por lo menos que mantenga el nivel, este año ha valido la pena trasnochar.

RRSS

Hace ya mucho que nació Internet, aunque al principio su uso era meramente técnico y empresarial, y nada ha vuelto a ser igual desde entonces. Uno de esos inventos que ha cambiado la vida de millones de personas y que será estudiado como el de la rueda o el descubrimiento del fuego.

RRSS

Su uso se fue popularizando y hace no tantos años se extendió como la pólvora, en esa expansión tuvo mucho que ver la aparición de las primeras redes sociales, los chats y posteriormente el programa de mensajería instantánea estrella durante muchísimo tiempo, el Messenger.

La mensajería aportó el punto de frescura que la red necesitaba, de pronto se formaban conversaciones multitudinarias y era la excusa perfecta para sentarse delante del ordenador para conversar con gente de cualquier lugar del mundo. Lo del mundo es un pañuelo empezaba a quedarse pequeño.

A partir de ahí todo empezó a ir cuesta abajo, cada vez más y más rápido hasta que un visionario incluyó internet en los teléfonos móviles (que ya habían sido otra revolución desde su aparición). La combinación era demoledora y faltaba el paso siguiente, los smartphones. Apple con su iPhone abrió la mente del mundo y le proporcionó la herramienta de comunicación definitiva, a su rueda salió Google con Android y desde ahí ha sido imposible resistirse a estar “conectado”.

Mientras todo esto sucedía en la parte de las comunicaciones, en nuestras pantallas aparecían y desaparecían diferentes formas de vincularnos con el resto del mundo. IRC pasaba a mejor vida junto a los canales de chat de diferentes portales, engullidos por la voracidad de Microsoft y su Messenger. Yahoo y Google incorporaban un chat a su correo para asemejarse a Microsoft y mientras tanto, un joven llamado Mark maquinaba la red social por excelencia, Facebook.

Casi todo el mundo tenía Messenger pero es que todo el mundo tiene Facebook, algunos se han asomado tímidamente y lo han abandonado, otros lo han criticado sin piedad pero han tenido sus escarceos, otros han desnudado su día a día con fotos, comentarios y Me gusta (el botón que ha significado un cambio en el concepto de popularidad). A su sombra han ido naciendo (y muriendo) muchas otras redes sociales. Unas con poca repercusión que desaparecieron al poco de ver la luz y otras que tras muchas dificultades se han ido consolidando. Twitter, Google+, Instagram, Pinterest y el mundo de la blogosfera con Blogger y WordPress a la cabeza.

Toda esta perorata para introducir que el mundo es un lugar maravilloso, donde vive gente maravillosa y que gracias a estas redes sociales están a tu lado siempre. También hay mucho indeseable pero eso por desgracia es inherente al ser humano, no hacen falta redes sociales para que haya terroristas, psicópatas, violadores, pedófilos y demás fauna (no incluyo al cabrón o hijoputa de andar por casa porque esos se incluyen solos).

La grandeza de estas redes es el acercar a gente que de otra forma difícilmente podría haberse conocido, lo lamentable el acoso al que algunos se ven sometidos. Lo bueno, la cercanía con cientos de personas, lo malo es la irrealidad de esa cercanía virtual…. Cada pro con su contra y cada uno teniendo que decantar la balanza hacia uno u otro lado. Yo me decanto siempre por el lado positivo, apartando a los que me traen el punto amargo y quedándome con la gente que me aporta algo, sea lo que sea. Pasé por IRQ, gracias al cual pude mantener el contacto con un grupo de gente de USA, me subí al carro del Messenger, salté a Facebook cuando era un proyecto de lo que ha llegado a ser, me cambié a Twitter probando Google+ por el camino y explorando el mundo de la blogosfera a la vez, sin olvidar Whastapp y Telegram. Las únicas que se me resiste es Instagram y Pinterest pero es que lo de la fotografía no es para mí.

En todas ellas me he encontrado con gente estupenda y en todas ellas ha aparecido alguien a poner un poco de vinagre entre tanto azúcar. El ser humano es social, es su naturaleza y el mundo global en el que vivimos aún lo acentúa más y a mí, para que negarlo, me encanta.

Sois muy “sociales”? Os limitáis a una sola cuenta o tenéis vida en varias de ellas?