Saltar sin red

Esta semana se casa un gran amigo. Una de esas personas que si desaparecen de tu vida dejan un hueco que perdura eternamente. Una persona que llegó de rebote hasta mí, cosas del baloncesto, que conocí hace no demasiado tiempo y con la cual no puedo parar de preguntarme lo genial que habría sido coincidir en el tiempo muchos años antes.

Él es un tipo peculiar, visceral, impetuoso, capaz de pasar del cero al mil en pocos segundos y capaz de aguantar casi todo… hasta a mí. En estos pocos años de amistad he comprobado como es capaz de darlo todo por un amigo, de preocuparse como un hermano y de compartir su felicidad. No tiene límite, es un huracán que entra arrasando todo y que es incapaz de dejar indiferente ni a un banco del parque cuando pasa.

Siempre siento esa sensación de estar en falta con él, de no poder darle nunca tanto como me aporta él. Lo llamo poco, lo dejo a medias casi siempre, no quedamos casi nunca porque  siempre ando liado con mil cosas… Da igual, él sigue ahí y lo mejor de todo es que se nota.

En esta vida es difícil encontrar gente que merezca la pena, gente por la que poder hacer pero que además tengas la certeza que ellos harán por ti, soy un tipo afortunado y tengo cerca gente así. Me he tropezado muchas veces con gente que parecía una cosa y en el momento de la verdad desaparecían, volvían al poco, cuando pensaban que ya no los necesitarías y en caso que lo hicieras, volvían a desaparecer.

Internet me ha permitido conocer a mucha gente así, es muy fácil apoyar a través de una pantalla, más aún desaparecer cuando todo se tuerce. También he tenido la experiencia opuesta y resulta un poco frustrante que al final todo se quede en una interacción a través de un teclado y un monitor.

Gracias a toda esa gente que está ahí, siempre. Que te permiten poder saltar sin red y no tener miedo al tortazo porque ellos van a estar ahí para ayudarte a no caer, o a levantarte.

Mi amigo se casa pero podría decir que se casa mi hermano, que se casa una persona fundamental en el puzzle que es mi realidad actual, se casa alguien que es optimismo puro, energía absoluta. Enhorabuena Edu, de corazón.

Anuncios