Trying again

Ni me acuerdo de la última vez que me puse a escribir, ponerme frente al teclado y ver la pantalla en blanco me daba una pereza extrema. No era por falta de ideas, la radio, twitter, el día a día dan para escribir una novela. Quizás sea por falta de tiempo para ordenar tanta idea suelta, para dar forma a unos pensamientos que van saltando de una cosa a otra. Poco tiempo libre y usado para ponerme al día con unas cuantas series y películas que tenía pendientes, realmente varios cientos de horas entre una cosa y otra. Tampoco encuentro nada que me parezca interesante para andar contando. Otra entrada que empieza llena de excusas y buenos propósitos.

Y qué ha ido pasando entre tanto? Pues que he tenido un verano de lo más entretenido, lleno de niños y actividades infantiles, de viajes a la montaña, de excursiones río arriba y abajo, paseos entre pinos y horas y horas de piscina y playa. Un verano en el que no ha habido apartamento para estar junto a la playa pero lo hemos llenado bien. Otro recuerdo a las vacaciones, bien seguimos gastando tópicos.

Me quedan las lecturas, de las que muy lentamente voy dando cuenta. Libros de todo tipo, novela negra, ficción, aventuras, algún ensayo. Me gustaría reseñar alguno, dar mi opinión sobre lo último que he ido leyendo pero creo que ya hay gente que lo hace mucho mejor y más al día de lo que yo seré capaz de hacerlo nunca. Aun así no me resigno a no hacerlo, un poco por rendir homenaje a gente que es capaz de llenar mi vida durante un tiempo de aventuras ajenas, del dolor o pasión de algunos personajes que durante el viaje de la lectura pasan a formar parte de mi colección de amigos, otro poco por dejar plasmada mi opinión acerca de lo que va pasando por mis manos.

Me queda la música, ahora mismo revisando clásico tras clásico, redescubriendo pequeñas joyas que no conocía o que había aparcado en el olvido, descubriendo grupos nuevos gracias a mi vuelta a Radio3. La música bien merece un apartado especial en este blog y en mi vida, orejas que siempre están ávidas de más, de ritmos diferentes, de melodías imposibles. Música, música para vivir.

Y este verano ha sido el momento de ir poniendo fin a tanto almacenar series sin ser vistas. Ha caído el mito, empecé a ver Juego de Tronos y me vi envuelto en el frenesí de saber qué iba a pasar con cada uno de esos personajes, de hacerme fan de alguno de ellos para después verlo caer en alguna batalla, odiar a alguno que otro también. Daredevil me dejó con tantas ganas de la tercera temporada que fui capaz de ver Jessica Jones sólo por ver si conseguía engancharme un poco. Y bueno, el principio del otoño está siendo de Narcos, el “iueputa”, “pinche” y “plata y plomo” se están instalando en mi vida a ritmo de Pablo Emilio Escobar. Material para un post dan y mucho.

En fin, que espero no volver a escribir más entradas como ésta. No estar poniendo excusas y seguir sin escribir. Voy a coger un poco de carrerilla y a ver si consigo reengancharme con el blog y tener un mínimo de continuidad. Gracias si aún seguís por ahí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s